El próximo gobernador

110
Foto: Internet

El próximo gobernador de Sonora tiene tareas muy claras, porque quien llegue no será ningún improvisado en el servicio público y tendrá (debe de) una idea clara de los problemas que nos aquejan.

¿O qué, se van a poner a inventar el agua hervida?

Inseguridad

Está demostrado de la forma más grotesca y sangrienta que grupos criminales se han apoderado de importantes zonas del estado, convirtiéndolas en su campo de batalla por ganar el control de regiones enteras.

En ello, se han llevado vidas inocentes por delante. Han ejercido, y lo siguen haciendo, un poder superior al de cualquier orden de gobierno, sometiendo a autoridades locales que en los más penosos casos fungen como sus simples subalternos.

La producción, comercialización, trasiego y consumo de drogas cada vez más adictivas y baratas ha llenado las calles de adictos que mueven a la alza los índices de robos de todo tipo, asaltos y violencia intrafamiliar.

La guerra por el control de los mercados mantiene familias atemorizadas, a merced de las balaceras y levantones que ahora pueden suceder a cualquier hora del día.

Economía

La crisis financiera surgida a raíz de la pandemia por el Covid-19 sigue ahí, con pobres paliativos para familias, pequeños y medianos empresarios que son los que cargan con la generación de empleos y además con altas cargas tributarias que luego los gobiernos traducen en programas sociales con los que hacen sus respectivas caravanas.

Siguen cerrando negocios medianos y pequeños.

Sí, han llegado inversiones de importantes empresas extranjeras que ayudan a sostener los números de ocupación. Son gestiones que se hacen en el gobierno del estado y que rinden frutos, sí.

Pero poco hay para aquellas y aquellos que arriesgaron su poco capital, que se endeudaron con bancos y que hasta vendieron propiedades para iniciar un negocio con el que generan empleos y sustento para sus familias y las de sus trabajadores.

Y para rematar hemos vuelto al amarillo en el semáforo epidemiológico del gobierno federal, al menos durante las próximas dos semanas.

Corrupción

Si la hay, que se castigue con las herramientas que se tengan al alcance, se le dé vuelta la página y a lo que sigue.

Porque el simple combate a ese problema, ni siquiera meter gente a la cárcel resolverá la calidad de vida de las familias.

No sugiero que se dejen pasar esas cosas, sino que se haga lo que se deba sin que sea esto una narrativa de seis años tras la que se esconda la falta de resultados en otros rubros.

Unidad

Esa es una parte fundamental, prácticamente el punto de arranque para remontar las broncas que tenemos en Sonora.

Las elecciones dejan muchos heridos en el campo de batalla, las pasiones se desbordan por todos lados, pero nomás uno va a ganar. Así funciona la democracia.

Por eso es importante que el próximo mandatario gobierne con quienes votaron por él y con quienes no, porque son igual de sonorenses todos y por más diferencias políticas que se tengan, tiene que prevalecer una altura de miras, una visión de futuro y un llamado de unidad de quien esté al mando.

Son estas apenas cuatro ideas inacabadas que le pongo aquí, estimada lectora o lector, con las que propongo caminar hacia adelante con tanta unidad como sea posible.

Usted tendrá tal vez una ideología definida, una clara militancia partidista o quizá no.

Pero a mi parecer la mayoría de la gente que vive en este estado, nos sentimos orgullosos de él.

Seguro quisiéramos que aquí crecieran nuestros hijos y nietos, pero en un Sonora mejor del que nos ha tocado.

Y en mi opinión eso no será posible si no dejamos rencores atrás.

Porque mire, así como al próximo gobernador le toca una tarea nada fácil, al resto de nosotros nos corresponde también darle la vuelta a la página, cerrar un capítulo e iniciar el otro aceptando que no somos dueños de la verdad absoluta y que aquel que piensa distinto a nosotros puede ser igual o más honesto que nosotros.

¡O nos carga la huesuda oiga!

¡No se les olvide ir a votar!