Asesinato de Javier Valdez fue una venganza: pagaron 100 mil pesos

66
Foto heraldodemexico.com.mx

El homicidio del periodista sinaloense Javier Valdez Cárdenas en mayo de 2017 fue por venganza. Así lo da a conocer La Jornada, medio nacional del que Valdez era corresponsal.

La publicación indica que los testimonios rendidos ante la Fiscalía General de la República de cinco personas indican que El Mini Lic, Dámaso López Serrano, ordenó el asesinato del periodista y cofundador de RíoDoce, en Culiacán el 7 de mayo de 2017.

El periodista y escritor dio seguimiento a una disputa entre los hijos de El Chapo, Alfredo e Iván Guzmán, contra Dámaso López y su hijo por el liderazgo el Cártel de Sinaloa, situación que causó gran molestia al señalar que El Mini Lic era “pistolero de utilería”.

Ese término fue lo que causó la muerte del autor de Los morros del narco, Miss Narco, Narcoperiodismo, Periodismo escrito con sangre y otros libros, informó Ricardo Sánchez Pérez del Pozo, titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión, Feadle.

Por este motivo, el gobierno mexicano solicitó a Estados Unidos la entrega de El Mini Lic pues hay una orden de aprehensión para que se le juzgue por este homicidio.

La orden para asesinar a Javier Valdez “se dio a principios de la semana del 7 al 14 de mayo. Dámaso López Serrano acudió al pueblo de El Dorado, Sinaloa, una comunidad cercana a Culiacán, que era la sede del poder de los Dámasos, porque son originarios de ahí y tenían el control de ese territorio, poder que perdieron tras la detención de Dámaso López, El Lic, compadre de El Chapo Guzmán y padre de El Mini Lic.

“Después del 7 de mayo (El Mini Lic) acudió a El Dorado y se reunió con sicarios de su mayor confianza y dio la instrucción asesinar al periodista a cambio una cantidad económica (100 mil pesos) y un arma (lujosamente adornada y que tenía como distintivo el logo de los Dámasos)”. Los testigos dicen que la pistola estaba en una mochila llena de armas.

Foto rsf.org

El titular de la Feadle indicó que ha habido cuatro órdenes de aprehensión por este caso; dos de ellas se cumplimentaron: una fue emitida en contra de Luis Ildefonso Sánchez Romero, El Diablo, quien también disparó contra el corresponsal de La Jornada. Ese mandamiento no se cumplimentó porque el sicario fue asesinado en septiembre de 2017 en San Luis Río Colorado, Sonora.

En marzo de 2020 fue condenado Heriberto Picos, El Koala, a 14 años y ocho meses de prisión. El Koala aceptó ser testigo colaborador de la Fiscalía General de la República (FGR) y aportó pruebas de la responsabilidad de El Mini Lic en el homicidio.

En junio de este año un juez federal sentenció a 32 años de prisión a Juan Francisco Picos, El Quillo, quien fue uno de los sicarios que disparó contra el periodista; mientras que está pendiente de ejecutarse la orden de aprehensión contra El Mini Lic, pues la FGR ya solicitó su extradición.

Fuente Gustavo Castillo García/ jornada.com.mx