“Vienen tiempos mejores para nuestro estado”: Alfonso Durazo

36
Foto: Morena Sonora

En su primer mensaje como gobernador, Alfonso Durazo, habló de las herencias que recibe en el estado y la forma en la que trabajará para no defraudar a los sonorenses que votaron por un cambio para la entidad.

Aseguró que el sello de su gobierno serán: “Primero los pobres”.

Al inicio del evento, Durazo Montaño dio la bienvenida a los invitados especiales que acudieron al Salón Gobernadores de Palacio de Gobierno, entre quienes se encuentran su esposa, sus hijos, “la estrella de la familia”, refiriéndose a su pequeño nieto; los dirigentes nacionales de Morena; Luis Donaldo Colosio, alcalde de Nuevo León; la titular de Conade, Ana Guevara; entre otros.

El gobierno fue encargado como un rancho a un voraz caporal; los gobiernos que se decían distintos resultaron igual, por el despilfarro, el derroche y la corrupción; excepto el gobierno de Samuel Ocaña, presente en este evento.

Alfonso Durazo señaló que la elección fue histórica porque se rompió con la hegemonía que hizo y deshizo a su antojo del estado. Ayer terminó el sexenio de 30 años y nadie llorará su partida porque su herencia ha sido trágica.

En este primer evento, señaló que las cifras del Inegi hablan de un sexenio perdido; sin embargo, él se ha preparado para cumplir con su compromiso que principalmente es de carácter ético, pues se dedicará a desterrar los vicios del servicio público.

“Regresaremos la decencia al gobierno del estado”; aseguró. Durazo señaló que entre sus colaboradores no habrá farsantes, los llamó a no encandilarse con los reflectores; a no se personajes políticos de biografías convenientemente maquilladas; les demandó honestidad absoluta, humildad, sencillez y sensibilidad social y política para responder al mandato de cambio.

“Vienen tiempos mejores para nuestro estado”, dijo, será nuevamente tierra de oportunidades, se construirá un Sonora auténticamente para todos y no más para unos cuantos. Aseguró que en su gobierno aplicará el principio “Primero los pobres”.

Destacó que se ajustará el cinturón al gobierno y se destinarán recursos al tema de la seguridad, que en el primer año costará alrededor de 800 millones de pesos, todo esto para cumplir a los sonorenses.

Durazo mencionó que ofrecerá un tanque de oxígeno a los gobiernos municipales que también están en quiebra como el gobierno estatal, para que –con el tiempo- se reordenen sus propias finanzas y no se endeuden como salida fácil, como se ha hecho cotidianamente.

Aseguró que dejará un gobierno plenamente solvente dentro de seis años pues le corresponde abrir un nuevo ciclo económico.

También dijo que, aunque duele decirlo, se debe reconocer que “en Sonora hay hambre”, por lo que, para atender esta solución, se dotará de mil pesos a las familias más necesitadas.

El Gobernador habló del Plan de Justicia Yaqui, que será una realidad y agregó que los grupos originarios tendrán lo que les corresponde por derecho, como ha ofrecido el gobierno federal, con el que trabajará de la mano para cumplir.

“Vamos a transformar Sonora desde las aulas”, dijo, por lo que se iniciará un programa extraordinario para rehabilitar aulas y escuelas, para esto invitarán a directores, maestros y padres de familia para sacar adelante a las escuelas que están en condiciones deplorables y los niños puedan regresar a tomar clases presenciales.

Sobre las instituciones públicas de educación superior, señaló que serán la materia gris de su gobierno y sustituirán a las casas consultoras en su gobierno.

De la Unison dijo que impulsará su autonomía; mientras que para Cajeme se impulsará una ciudad universitaria para que la educación y la cultura sean una herramienta de reparación del tejido social en todos los niveles.

El gobernador señaló que a esta hora de su vida solo lo mueve la convicción de servir a los sonorenses, recordó a Luis Donaldo Colosio con quien se formó, al igual que con el presidente Andrés Manuel López Obrador, con quienes reforzó su convicción de que el quehacer público es servicio a los demás, que gobernar es atender y resolver, escuchar a la gente.

En la recta final de su primer mensaje como gobernador de los sonorenses, Durazo expresó que es pionero en la gesta democrática que dio pie a la llegada de la cuarta transformación en el país. Aseguró que portará con orgullo y compromiso las insignias de la 4T, sus principios y valores, en Sonora y que gobernará a ras del suelo, con los pies firmes en la tierra y que se conducirá como un hijo del Sonora profundo donde inició su formación ética y el compromiso social.

Gobernaré para todos sin excepción, señaló, por el bien de todos, serán primero los pobres, los olvidados y a quienes no les ha tocado nada.