Grillemos un ratito

395
Foto: Internet

La semana pasada en este espacio les decía de la agenda que desarrolla Alfonso Durazo en Sonora, construyendo su candidatura a la gubernatura de Morena.

El aún Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana tiene prácticamente la designación en la bolsa, pero no la gubernatura. Esa se la tiene todavía que pelear a sus adversarios en las urnas el próximo año.

Digo, estamos claros que en este momento el único que le puede quitar la candidatura a Durazo es el presidente López Obrador o hasta él mismo si por alguna inimaginable razón renunciara a ella.

Ya empezaron a circular con más frecuencia los cuestionamientos a su gestión en la SSPC, reclamándole los pocos resultados y los compromisos no cumplidos.

Esa campaña, estimado lector, está dirigida obviamente al círculo verde porque en el rojo ya prácticamente todos tienen una definición clara en términos políticos.

Pero tampoco se puede ignorar el problema de inseguridad en Sonora ni pensar que la gente lo tomará en automático como una campaña negra. En algún momento tendrán que revertir esos números y responder esos cuestionamientos.

La reunión del viernes pasado en casa de la alcaldesa de Hermosillo, Celida López, es la consecución de varias que ya se dieron y en la que se han repartido tareas y definido estratégicas.

López Cárdenas es un factor importante en este tema porque gobierna la ciudad más grande del Estado, la que concentra un alto porcentaje del padrón electoral.

Será cosa también de que el ala dura de la 4T en Sonora entienda que se necesitan todos, porque si piensan que solos pueden estarán poniendo en riesgo ese proyecto y los van a relegar.

El jueves en una entrevista para Televisa, el dirigente de Morena en Sonora dejó claro que van con Durazo, aunque dudas no teníamos.

Es casi un hecho la alianza electoral con el PT y el PVEM, nomás me queda la duda de en qué lugar de esa alianza estará sentada Ana Gabriela Guevara… Porque supongo que le tienen un lugar.

Me quedo con la reflexión de Jacobo Mendoza en esa entrevista que le hice en la que me dice que las alianzas suman y son bienvenidas, en una actitud más sensata de la que deberían tomar nota algunos de sus compañeros de partido, los del ala extrema.

Y entonces volteamos a los otros partidos y sus posibilidades de recuperar los muchos espacios perdidos.

¿El PAN y el PRI serán capaces de aliarse? No se ve cómo.

En el Partido Acción Nacional están dispuestos a una alianza electoral con Movimiento Ciudadano, pero hay factores que les pueden impedir esa alianza.

En el PRI no hay definiciones aún ni de candidaturas ni de eventuales alianzas.

No están marcando un rumbo ni perfilando personajes, por lo menos en el PRI.

Claro, tenemos a Ernesto Gándara como el más claro y más fuerte liderazgo rumbo a la gubernatura, pero no porque alguien lo haya impulsado, sino por un trabajo que desarrolla muy al margen de su partido y sin apariciones públicas.

Le vamos a escarbar un poco más al tema luego les cuento.