Por su familia, Albert Pujols se cuida del Covid-19

172
Foto: Internet

El beisbolista de Los Angeles Angels, Albert Pujols, terminará el próximo año su contrato de diez campañas y posiblemente, a los cuarenta años, signifique además el final de su carrera, aunque no está seguro de eso.

En entrevista para ESPN señaló: “No lo pienso de esa manera. Es mi último año bajo contrato, pero eso no significa que no pueda seguir jugando. No he cerrado esa puerta. Lo tomo día tras día, año tras año, pero no has escuchado directamente de mi boca que me voy a retirar el año que viene, o que va a ser mi último año, o que voy a seguir jugando. No he dicho nada de eso. Cuando llegue ese momento, ya veremos. El hecho de que tengas un año restante en tu contrato no significa que sea tu último año. Podría ser, pero no podría ser. Dios aún no ha puesto [la respuesta] en mi corazón”.

Durante 20 años, las primaveras y los veranos de Pujols pertenecieron a otra persona, consumidos por vuelos de madrugada y los juegos tardíos y solo unos pocos días libres.

Ahora, por primera vez en su vida adulta, el tres veces MVP está estático, uniéndose a la mayoría del mundo en una cuasi cuarentena en medio de la pandemia de coronavirus. Da largas caminatas y ayuda con las tareas. Limita a los visitas, recoge comida para llevar y compra comestibles con una máscara quirúrgica. Pasa las noches mirando películas en el sofá, uno de los favoritos hasta ahora: “Ip Man 4”, y pasa muchas de sus mañanas nadando en la piscina. Para llenar algunas de las tardes, recientemente compró siete bicicletas para que toda la familia pudiera andar junta.

Pujols está, como la mayoría de sus colegas, ansioso e inseguro sobre el comienzo de la temporada de béisbol. También le preocupa su nativa República Dominicana, una nación isleña afectada por la pobreza que no posee los recursos para combatir una crisis de salud. Y siempre recuerda a su hija mayor, Isabella, que tiene síndrome de Down y está considerada entre las personas con mayor riesgo de Covid-19.

Pujols y su esposa, Deidre, tienen cinco hijos de edades comprendidas entre los 7 y los 22 años. En las últimas semanas, a medida que esta pausa nacional se prolonga, Pujols se ha acostumbrado a un enfoque más relajado con su rutina de ejercicios. Continúa entrenando en su gimnasio del sótano, ocasionalmente acompañado por Mike Trout, pero ha abandonado el bateo hasta que surja más certeza sobre una posible fecha de inicio. Iba a volar a Santo Domingo para revisar su casa allí, pero decidió no hacerlo por temor a que pudiera contraer el virus y contagiarlo a su familia.

Fuente espndeportes.espn.com