¿Quiénes eran los jesuitas asesinados en Chihuahua?

58
Foto: FB Parroquia San Francisco Javier

Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar eran sacerdotes jesuitas, y fueron asesinados el pasado lunes 20 de junio en Cerocahui comunidad del municipio de Iruque en la sierra de Chihuahua.

Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador, lamentó lo ocurrido en territorio tarahumara, al norte de México, y señaló que lo más importante en este momento es localizar sus cuerpos una vez que ya se tiene identificado al responsable por este doble homicidio que ha acaparado los titulares en México y el extranjero.

“Se está haciendo la investigación. Hay elementos de la Defensa, se actuó de inmediato, hay una búsqueda y ya se tiene identificado al responsable, al homicida” dijo Palacio Nacional.

El mandatario señaló que la investigación la lleva a cabo la Fiscalía de Chihuahua; dijo además que el responsable es buscado por el homicidio de un turista norteamericano en 2018, por lo que hay una orden de aprehensión en su contra.

Dejaron a un sacerdote vivo

De estos hechos también se sabe que el sicario que privó de la vida a los dos sacerdotes jesuitas, “perdonó” la vida a un tercer religioso, el padre Jesús Reyes, quien estaba con los que murieron al momento del ataque.

El también jesuita Javier Ávila relató que Reyes no sabe por qué a él no lo mataron, considerando que estaba en medio de los sacerdotes ejecutados cuando el homicida, con arma en mano los privó de la vida; en cambio, se arrodilló y le pidió confesión y el perdón.

La confesión, según Ávila, duró alrededor de una hora; el sobreviviente le pidió al sicario que dejara los cuerpos de los sacerdotes a quienes agredió dentro del templo, pero llegaron más hombres armados y se los llevaron.

Foto politicaexpansion.mx

Previamente, hubo la persecución de un hombre que entró corriendo al templo y que fue asesinado en ese lugar; se trataba de un guía de turistas, a quien también se llevaron sin que se conozca su paradero.

Como responsable del hecho se identificó a José Noriel Portillo, alias “El Chueco”, a quien señalan como líder de “Los Salazares” en este municipio de la Sierra Tarahumara.

Al sicario homicida, los jesuitas muertos lo conocían desde que era niño, cuando ya la violencia comenzaba a destacar en esta zona del estado más grande del país.

El sacerdote Javier Ávila señaló que de nada sirve que el presidente López Obrador reconozca que hay violencia en el país si no hay resultados en materia de seguridad.

Finalmente, el entrevistado señaló que la violencia “es una pus que permea en la sierra y en todo el país”, sin experiencias exitosas de que los trabajos de seguridad de los que se declara hayan limpiado los problemas que azotan a México.

Los hallaron, cerca de Cerocahui

La tarde de este miércoles 22 de junio, la gobernadora de Chihuahua, Maru Campos, informó que fueron hallados los cuerpos de los sacerdotes ejecutados en Cerocahui.

Agregó que el cuerpo del guía de turistas que fue asesinado en la iglesia donde se encontraban, Pedro Palma, también fue localizado y sus identidades verificadas por médicos forenses de la FGE. La Fiscalía de Chihuahua abundó que había sido privado de la libertad por “El Chueco”, pero logró escapar y llegó a la iglesia donde se encontraban los jesuitas para pedir ayuda.

Cabe señalar que hay se ha ofrecido una recompensa de 5 millones de pesos para quien dé información que lleve a la captura de El Chueco, identificado como responsable de los tres homicidios perpetrados el pasado lunes al mediodía.

La Fiscalía de Chihuahua dio a conocer que encontraron los cuerpos abandonados a unos 100 kilómetros de Cerocahui, donde fueron asesinados; la Gobernadora detalló que más adelante se dará con detalle la información sobre este caso.

Fuente elfinanciero.com.mx